• Elpidio Pezzella

No trames el mal


Entoncesle dijeron sus sabio, y Zeres su mujer:

"Si de la descendencia de los judios es ese Mardoqueo delante de quien has comenzado a caer,

no lo vencerás, sino que caerás por cierto delante de él". Éster 6:13b

El libro de Ester, como todos los textos bíblicos, proporciona indicaciones para nuestra fe y nuestra vida diaria. Dentro de la historia hay una relación familiar significativa. De hecho, Mardoqueo cuida de su prima Ester después de la muerte de sus padres. Asistimos a la realización de un proyecto divino, que escapa a toda comprensión humana y que, por caminos que desconocemos, se realiza para la salvación de todo un pueblo. La historia de la joven Ester se desarrolla entre la tensión de dos hombres: el asirio Aman (hombre de confianza del rey) y el judío Mardoqueo (primo de Ester). Entre estos dos, se desarrolla un verdadero conflicto, que tiene su lectura en las palabras de la esposa y los consejeros de Aman, capaz de ver la mano invisible de Dios para la acción: "Si Mardoqueo, ante quien empezaste a caer, es de la raza de los judíos, no puedes resistirte a él. Sucumbirás delante de él". Mardoqueo, justo y por lo tanto bendecido y aprobado por Dios, no inclina su cabeza en lo más mínimo ante las actitudes despóticas de Aman.

Aman está tan cegado por el odio de Mardoqueo que no duda en tomar decisiones a expensas de todo un pueblo. Para deshacerse de uno de ellos, está dispuesto a esterminar a todo un pueblo. Aprendemos que el mal que quieres hacer al otro, sin embargo, puede volver contra ti, y su malvado plan está totalmente deformado, por la iniciativa de uno solo. Ten cuidado de no desear el mal de alguien, porque podrías encontrarte haciéndole el bien que ellos no querían. Podríamos notar una forma de "ironía divina", porque la trama de la muerte tejida contra Mardoqueo se vuelve contra Aman, que la había diseñado. De hecho, una serie de eventos suceden que ponen todo patas arriba. Mardoqueo se encuentra haciendo a Aman lo que deseaba para sí mismo. El apóstol Pablo escribió: "Mas por él estáisvosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduria, justificación, santificaciñon y redenciñon; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en en el Señor" (1Corintios 1:30-31). A Dios le agrada a los humildes. El compromiso y la dedicación a lo largo del tiempo, sin embargo, llevan a algunos a ser "conocidos", e injustamente envidiados por algunos. Otros, por otro lado, exigen respeto y sumisión, sólo para pavonearse.

Siempre tendemos a usar la ropa de Mardoqueo y a menudo pensamos que estamos rodeados de una hueste de Aman que quiere nuestro mal. ¿Y si en vez de eso jugáramos a ser Aman? Entonces debemos confiar en la fuerza del perdón, porque una injusticia está tentada de responder con la misma moneda, desencadenando una reacción sin fin. Además, el triste epílogo del oponente nunca debe despertar sentimientos de triunfo. Como Cristo en la cruz, oramos siempre por "los que no saben lo que hacen". Desde la perspectiva de los creyentes, las palabras de la esposa de Aman alimentan nuestra confianza en Dios, que siempre vela por los que le pertenecen. También en los acontecimientos de Isaac, como su padre Abraham, se levanta la presencia constante del Señor para tranquilizarlo y multiplicar sus bienes. El reflejo de los celos crece a su alrededor, los obstáculos aumentan. Encuentra obstáculos, riñas hasta el punto de que se ve obligado a abandonar el país, pero se siente seguro: "Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque estoy contigo, y te bendeciré y multiplicaré tu descendencia por amor a mi siervo Abraham" (Génesis 26:24). Confiemos y dejemonos conducirnos en la historia preparada por nuestro Dios, para nosotros y con nosotros. El mal nunca prevalecerá.

Devocional 38/2018 Plan semanal de lectura bíblica

17 septiembre Proverbios 27-29; 2 Corintios 10 18 septiembre Proverbios 30-31; 2 Corintios 11:1-15 19 septiembre Eclesiastés 1-3; 2 Corintios 11:16-33 20 septiembre Eclesiastés 4-6; 2 Corintios 12 21 septiembre Eclesiastés 7-9; 2 Corintios 13 22 septiembre Eclesiastés 10-12; Gálatas 1 23 septiembre Canto de C. 1-3; Gálatas 2

El lunes 21 es el Día Internacional de la Paz, elevemos una oración para que la paz reine sobre toda la tierra, mientras que la bandera del Príncipe de la Paz se alzará sobre todos los corazones.

#devotional #espanol

1 view