La armonía comunitaria

10.02.2019

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espiritu,

si algún afecto entreñable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo
teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.
Filipenses 2:1-2

 

 

Pablo está prisionero, probablemente durante el tiempo difícil de Efeso, cuando enfrenta una tribulación mortal (1 Corintios 1:8-9). Desde aquí escribe lo que se ha llamado la carta sobre todas las cartas, porque en ella el apóstol comunica con la actitud de un amigo a otros amigos y al expresar sus sentimientos no pierde la oportunidad de exhortar a la comunidad. Epafrodito había venido a él desde Filipos para exhortarlo, animarlo y darle una contribución para sus necesidades. Pablo lo envía de vuelta a Filipos con esta carta, que será leída durante el culto con todos los creyentes reunidos. Al expresar su alegría, se dirigió a los filipenses con una llamada al progreso y a la madurez, y les pidió que fueran más allá, "Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que osea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que permanecéis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio" (1:27).

 

La comunidad es llamada a vivir dignamente en conducta y no en el carácter, moldeada y disciplinada del evangelio de Cristo. El apóstol es preocupado que la armonía reine soberana. Aquí esta su llamado a un mismo animo, al mismo pensamiento, al mismo amor y a un unico sentimiento. En otras palabras, ir con amor y de acuerdo. No es difícil hipotizar que en su visita Epafrodito le habia informado del estado general de la comunidad y de la disidencia entre Evodia y Sintíque (4:2-3), a la que Pablo hace referencia explícita más adelante. Este es su deseo dejarse animar por Cristo y consolar por el Espíritu, dejando de lado todos los intereses personales. En concreto, se trataba de dos mujeres que habían colaborado en el desarrollo de la comunidad, que probablemente formaban parte del grupo inicial que se reunían a lo largo del río en oración. Y quienes trabajan en el servicio son doblemente responsables, porque aceptar un papel de "liderazgo" significa estar dispuesto a asumir una responsabilidad que va más allá de las preferencias personales. Y Cristo es el ejemplo por excelencia, como se describe en el himno cristológico (2:6-11).

 

Los creyentes que quieren vivir y convertirse en auténticas comunidades no pueden estar condicionados por el mal ejemplo de alguien o dejarse llevar por el murmullo cuando un líder cede a un interés personal: "Haced todo sin murmuraciones y contiendas" (2:14). No sabemos cuál era la raíz de la discordia en la iglesia, y sea cual sea la causa, el problema tenía que ser bastante grave. Por eso Pablo no duda en nombrar a aquellos que estaban molestando a la comunidad, porque "consideraba inapropiado para el cuerpo de Cristo el ojo egoista, la mente orgullosa, el oído hambriento de apreciamientos, lisonjas y la boca que nunca los expresa, el corazón que tenía poco espacio para los demás, y la mano que servía sólo al yo inapropiado" (Fred B. Craddock). Si es una comunidad, por otro lado, como un equipo, cuando uno apoya y cubre al otro, sin nunca descubrirlo o abandonarlo. Por eso somos llamados a vivir la fraternidad teniendo en nosotros los sentimientos de Jesucristo (2:5), queriendo mirar a Pablo como un modelo de cómo elegir y seguir a Jesús amándolo en nuestros hermanos.

 

 

Devotional 7/2019
Plan semanal de lectura bíblica

11 febrero   Levítico 11-12; Mateo 26:1-25
12 febrero   Levítico 13; Mateo 26:26-50
13 febrero   Levítico 14; Mateo 26:51-75
14 febrero   Levítico 15-16; Mateo 27:1-26
15 febrero   Levítico 17-18; Mateo 27:27-50
16 febrero   Levítico 19-20; Mateo 27:51-66
17 febrero   Levítico 21-22; Mateo 28

Please reload