Esfuérzate por entrar por la puerta estrecha

31.03.2019

Y alguien le dijo: Señor, Son pocos los que se salvan? Y èl les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.
Lucas 13:23-24

 

El viaje de Jesús a Jerusalén puede corresponder a un viaje espiritual, que involucra al lector del evangelio y lo configura como itinerante en el mandato de proclamar el evangelio. Durante su viaje, Jesús escucha esta pregunta: "Señor, ¿son pocos los que se salvan? Una pregunta que aún hoy habita en muchos corazones: ¿se reservará la salvación a unos pocos o la misericordia de Dios abrirá las puertas del cielo a muchos? Jesús, sin embargo, no responde directamente a la pregunta, sino que desvía la atención más allá de toda curiosidad inútil. De hecho, proclama claramente lo que es urgente para todos: "Luchar (esforzarse) para entrar por la puerta estrecha, porque muchos tratarán de entrar, pero no tendrán la fuerza (no tendrán éxito). Nos dejamos desviar fácilmente de las cosas que realmente interesan a nuestras vidas hacia el presente y el futuro.

 

Las puertas de la ciudad se cerraban los sábados para evitar cualquier movimiento: ninguna carga podía pasar por ellas. Puede suceder, sin embargo, que un niño o un animal se pierda en el campo el viernes por la noche, y que alguien tenga que ayudarlo también en el sábado, así que alguien tiene que entrar y salir de la ciudad. La puerta estrecha era la puerta pequeña que permitía entrar y salir de la ciudad a puerta cerrada. Ninguna carga tenía que entrar en la ciudad, cada carga tenía que permanecer fuera de la estrecha puerta, era tan estrecha que un camello que era la mayor bestia de carga podía pasar por la fuerza. Esa puerta era como el ojo de la aguja que Jesús mencionó cuando habló de la dificultad de un hombre rico para obtener acceso a la salvación (Lucas 18:25). Probablemente la forma del ojo se refería a la puerta estrecha. Aunque si era tan pequeño, todavía permitía el paso forzado de un camello que primero tenía que ser descargado, arrodillado, y forzado por su amo a pasar a través de la estrecha puerta. Por supuesto que es más fácil descargar un camello, hacerlo arrodillarse y empujarlo a través de esa pequeña puerta tan pequeña como el ojo de una aguja, que convencer a un rico de dejar afuera de la puerta estrecha del reino de los cielos, toda su riqueza, su ego, su propio orgullo.

 

Para los que escuchaban la imagen de la puerta estrecha había que estar muy familiarizados. Las siguientes palabras de Jesús nos hacen considerar dos maneras diferentes de afrontar la salvación: el modo de quien pretende de poseerla por algún privilegio de nacimiento o por algún mérito y el modo de quien, en cambio, la busca día por día con humildad, poniéndose tras las huellas de Jesús. Sigue siendo una perspectiva triste y trágica la posibilidad de no tener acceso a ella en el momento más importante. Por esto los que valoran sus palabras no pueden dejar de tener en cuenta otra indicación: "Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos" (Juan10:9). Él es la puerta de la salvación, que conduce a los pastos eternos. Él, y sólo Él, es el único mediador y a través de él los hombres tienen acceso al Padre. Si entrar por la puerta estrecha puede no parecer fácil, ciertamente está al alcance de todos. Somos exhortados a luchar para entrar por la puerta estrecha, para cruzar activamente ese umbral, en lugar de quedarnos y mirarlo, pensar en él o quejarnos. No nos preguntemos quién entra por la puerta. Luchemos para entrar! A continuación, nuestra tarea será exhortar a los otros a luchar para entrar, antes de que sea demasiado tarde. Si la puerta sigue siendo estrecha, todavía hay espacio más allá de ella.
____

 

Devotional 14/2019
Plan semanal de lectura bíblica

01 abril Jueces 13-15; Lucas 6:27-49
02 abril Jueces 16-18; Lucas 7:1-30
03 abril Jueces 19-21; Lucas 7:31-50
04 abril Rut 1-4; Lucas 8:1-25
05 abril 1Samuel 1-3; Lucas 8:26-56
06 abril 1Samuel 4-6; Lucas 9:1-17
07 abril 1 Samuel 7-9; Lucas 9:18-36

Please reload