Nececidad de una guía

20.10.2019

El eunuco le respondio "Como podré, a menos que alguien me guíe?" E invito a Felipe a que subiera y se sentara con él.
Hechos 8:31

 

La pregunta del eunuco, "un oficial de Candace, reina de los Etíopes, superintendente de todos y de sus tesoros" a Felipe pone de relieve una necesidad permanente, la de los guías, personas caracterizadas por un profundo sentimiento de amor que cuidan del rebaño del Señor. Hombres y mujeres que con su vida demuestran la validez del mensaje de Jesús, como el apóstol: "Por tanto, yo de esta menera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros yo mismo sea descalifacado" (1 Corintios 9:26-27). Nos enfrentamos a un compromiso constante, a una disciplina que nos inclina cada día a la forma de Cristo, a ser "su imagen". La actitud del eunuco, que pide la ayuda de Felipe y se deja enseñar por él, merece un estudio más profundo.

 

Lamentablemente, seguimos viendo sirvientes desnudándose los delantales y vistiendo ropas reales, dejando a un lado las indicaciones del Maestro y doblando las Escrituras a su gusto. Desde el primer grupo de discípulos, un orgullo destructivo y una forma casi compulsiva de egocentrismo se ha insinuado, piensa en los hijos de Zebedeo y en los discípulos que se pelean en la mesa del Señor, transformando el humilde servicio en una competencia ascendente, en un ascenso hacia una mayor visibilidad y hacia el mayor número de "seguidores" (¡que no son los creyentes fieles!), cambiando a veces la cuestión de la salvación en un asunto de business religioso miserable y mezquino. Y es asi que a nivel mundial casi nos hemos acostumbrado a las luchas internas de poder y a las divisiones, alimentadas y/o amplificadas por los escándalos financieros y sexuales de algún conductor (sin referencia a hechos y/o personas específicas).

 

Mirando hacia atrás a través de la historia, George Whitefield hizo bien en orar en el siglo XVIII: "Oh Señor Jesús, que tu Espíritu pueda arrancar de nuestros corazones esta inclinación a enfocarnos en el amor propio y a fosilizarnos tercamente en nuestra voluntad”. Sólo hace falta un poco de honestidad para admitir lo mucho que esta inclinación está en cada uno de nosotros, y por esto que debemos disciplinarnos. Sin amor será imposible servirnos los unos a los otros en espíritu de sacrificio y humildad, perdonarnos los unos a los otros y tratarnos como hermanos y hermanas. Esta es Su santa voluntad. "Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espiritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sientiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagaías por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros" (Filipenses 2:1-4).

 

 

Devotional 43/2019
Plan semanal de lectura bíblica

21 octubre Isaías 62-64; 1 Timoteo 1
22 octubre Isaías 65-66; 1 Timoteo 2
23 octubre Jeremías 1-2; 1 Timoteo 3
24 octubre Jeremías 3-5; 1 Timoteo 4
25 octubre Jeremías 6-8; 1 Timoteo 5
26 octubre Jeremías 9-11; 1 Timoteo 6
27 octubre Jeremías 12-14; 2 Timoteo 1

 

Memoria
El 27 de octubre de 1553 Michele Serveto termina en la hoguera por la voluntad de Giovanni Calvino. Su caso resonó por toda Europa, marcando el comienzo de la idea moderna de tolerancia religiosa. Comentando su muerte, Sebastiano Castellione escribió: "Matar a un hombre no significa defender una doctrina, sino sólo matar a un hombre".

Please reload